lunes, 18 de febrero de 2013

VÍA CRUCIS DEL AÑO DE LA FE: OBJETIVO CUMPLIDO, AUNQUE SIN PASOS

Muchos meses de preparación, de decisiones, de improvisaciones... y ya ha pasado el Vía Crucis del Año de la Fe. Y eso precisamente, mucha fe, demostraron quienes, conforme avanzaba la semana pasada, seguían confiando en que los catorce pasos elegidos se trasladarían a las inmediaciones de la Catedral este domingo a pesar de las previsiones meteorológicas. Y en realidad se puede decir que tuvo carácter extraordinario, si por ese término entendemos que era el Vía Crucis de las Cofradías, el de los primeros lunes de Cuaresma de cada año (adelantado por esta vez), pero sin ninguna imagen titular presidiéndolo. Vamos, como en 1986 y en 2009, años en los que el Cristo Yacente del Santo Entierro y el Señor de la Salud de los Gitanos, respectivamente, se tuvieron que quedar en sus templos mientras el vía crucis se celebraba sin ellos en el templo metropolitano. Por cierto, nadie se planteó en ambos casos la posibilidad de posponerlo para otro día; y por cierto también, en dichos años el vía crucis se mojó, pero la Semana Santa fue completa, con todas las hermandades en la calle. Si fuera por eso, bendita la lluvia de ayer.
Un forero del conocido Foro Cofrade comentó, una vez que se conoció la propuesta del Magno Vía Crucis del Año de la Fe y su fecha de celebración, lo siguiente: "Ya sabemos qué día va a llover en Sevilla". Otros, con mucha mala baba, la verdad, han venido "culpando" de la maldición de la lluvia al Cachorro. Tonterías todas ellas, sí. Pero el caso es que el que se ha dado en llamar Vía Crucis de la Fe (como si no hubiera fe en los muchos que las hermandades celebran cada año) no se celebró como estaba previsto, con catorce pasos marcando cada estación al modo JMJ, sino ante cruces de penitencia de la Hermandad de Santa Cruz en el interior de la Catedral. Sólo la cruz de guía del Silencio, abriendo el cortejo, y el Lignum Crucis de la Vera+Cruz (la de protagonismo que tiene últimamente este titular de la cofradía del Lunes Santo) en el Altar del Jubileo para la bendición final cumplieron con el papel  previsto.
Pero empecemos por el principio. "Si una decide no salir, no sale ninguna". Este acuerdo estaba claro, meridianamente claro. ¿O no? Pues cualquiera diría que no. A las diez de la mañana, en una reunión en el Consejo con la asistencia de todos los hermanos mayores implicados y un técnico de la Agencia Estatal de Meteorología se pone sobre la mesa lo que había: probabilidad alta de lluvias débiles, fundamentalmente a mediodía. Después se vería que la predicción dio totalmente en el clavo. Así se pronosticó y así fue. Ya sabemos, porque nos lo repiten todos los años en Semana Santa, que la primavera es muy cambiante para esto de los pronósticos; el invierno no.
A partir de ese momento, cada hermano mayor se fue con su junta de gobierno para decidir unilateralmente si sacaban los pasos a la calle. Cinco hermandades dijeron que no: Gran Poder (no se puede decir que se acogiera con excesiva ilusión el Magno Vía Crucis en San Lorenzo desde el principio), Montserrat, Santo Entierro, Cachorro y San Gonzalo (después de lo del año pasado cualquiera dice que sí en esta hermandad).
Sorprende que la inmensa mayoría, las nueve restantes, optaran por el sí. Ante unas mismas predicciones, distintas posturas. No es tan raro, si tenemos en cuenta que el cielo presentaba el peor aspecto posible: ni la seguridad del cielo azul, ni la seguridad también de nubarrones negros descargando sin parar. Nada de eso. Lo que había era un cielo cubierto, pero no del todo amenazante, y unas previsiones que quién sabía si acaso no se podían equivocar.
En la calle Castilla, a las puertas de la Basílica del Santísimo Cristo de la Expiración, fueron dos agentes de la Policía Nacional los encargados de informar a los que esperaban la salida del Cachorro que no habría traslados. Varias personas, al verlos recibir alguna comunicación y marcharse del lugar, les preguntaron directamente. Acto seguido, las muchísimas personas que se dieron cita en el lugar se arremolinaron frente a las puertas sin saber realmente si se iban a abrir.


Pero se abrieron. Y el día se convirtió entonces en una intensa jornada de visitas a los templos, en algunos con larguísimas colas, para ver los pasos que no iban a salir a las calles. Como en las últimas Semanas Santas. Hay que tener que en cuenta que el Cachorro, San Esteban, Pasión y Monte-Sión acumulan ya dos años seguidos sin hacer estación de penitencia a la Catedral, y suman ahora también la frustrada salida para el Vía Crucis del Año de la Fe.
"Si una decide no salir, no sale ninguna". Y, sin embargo, los cinco noes de otras tantas hermandades no fueron suficientes para evitar que comenzara inmediatamente un baile de intenciones y rumores de lo más surrealistas. En una ciudad que vive una extraña tendencia de fundación de asociaciones de capiroteros que juegan a los pasitos y que recibieron hace pocos meses un pequeño tirón de orejas desde la Plaza Virgen de los Reyes, hermandades hechas y derechas intentaron hacer lo propio. Y no sólo Torreblanca y su propósito de presidir en solitario el vía crucis, finalmente rechazado por el delegado diocesano, Manuel Soria, amén del consuelo de asomar el paso a la calle San Luis, con saeta incluida. También Monte-Sión propuso salir a la antigua Plaza de los Carros, mientras que en San Vicente, aunque la Hermandad de las Siete Palabras ha desmentido que fuera una iniciativa real de la junta de gobierno, se rumoreó que el paso saldría hasta la cercana Plaza del Museo para regresar en seguida a su templo.
Afortunadamente, la cordura imperó y, salvo aquel asomo del Cautivo de Torreblanca a la calle, comprensible también por la histórica oportunidad perdida por sus hermanos (desde ya propongo que el Cautivo presida en 2014 el Vía Crucis de las Cofradías de toda la vida), finalmente los pasos se quedaron en sus templos y el rezo del vía crucis se celebró a las seis de la tarde en la Catedral sin paso alguno.
Unas 3.000 personas dijo el Cabildo Catedralicio que llenaban las naves del primer templo de la ciudad durante el rezo, verdaderamente más íntimo, pese a la muchedumbre, de lo que habría sido si los catorce pasos se hubieran trasladado a las inmediaciones. Y es que una cosa es un vía crucis y otra las estaciones de penitencia en Semana Santa. La lluvia, que efectivamente cayó de forma leve pero persistente durante el mediodía, evitó que se confundieran ambos conceptos. De hecho, si nos quedamos con el vía crucis celebrado ayer, sólo con el rezo en sí, con el acto de la Catedral, la organización fue impecable y emotiva. Objetivo cumplido.
Volvemos ahora a los pasos que estaban llamados a representar cada una de las estaciones del Magno Vía Crucis del Año de la Fe. Como hicimos en este blog cuando se conoció el listado definitivo de los pasos elegidos, los repasamos uno por uno, pero ahora para ver cómo estaban preparados para esta frustrada cita extraordinaria que, en cualquier caso, permitió contemplar algunos detalles muy curiosos. Por cierto, todos ellos recibieron del Ayuntamiento el regalo de un ramo de claveles rojos.

I. JESÚS EN EL HUERTO DE LOS OLIVOS: Monte-Sión


Para paliar en lo posible el gasto económico que esta salida extraordinaria iba a ocasionar en las hermandades participantes, algunas de ellas sustituyeron el tradicional exorno floral por montes de corcho a la antigua usanza y hojarasca o flores silvestres. No fue éste el caso de la Hermandad de Monte-Sión, que alfombró el paso del Señor de la Oración en el Huerto completamente con claveles rojos, como en su última estación de penitencia a la Catedral, en el ya lejano Jueves Santo de 2010, además, lógicamente, del olivo. Por otro lado, la hermandad estrenó los nuevos mantolines bordados de los tres apóstoles (San Juan, San Pedro y Santiago) que duermen en la trasera del paso. Han sido confeccionados por un grupo de hermanos, según diseño de José Ramón Paleteiro, quien también es el autor de la túnica de seda del Ángel Confortador que debería haberse estrenado en la calle en 2011. Tampoco ayer pudo ser.












II. JESÚS ES TRAICIONADO POR JUDAS: Beso de Judas


La Iglesia de Santiago mantuvo durante el día de ayer abiertas sus dos puertas: la de la Plaza Jesús de la Redención, por la que actualmente sale la cofradía el Lunes Santo, y la de la calle Lanza, la que en sus orígenes se utilizaba para la salida y que en esta ocasión especial iba a ser la que atravesara el paso de misterio para ponerse en la calle. Además, en esta mirada al pasado el cortejo iba a estar encabezado por la antigua cruz de guía de la hermandad, sustituida en 2007 por la actual.
Pero lo más llamativo estaba en el propio paso. En primer lugar, el Señor de la Redención no vestía su habitual túnica blanca, sino la bordada en oro sobre terciopelo morado en 2001. En cuanto a los apóstoles, lucían túnicas y mantolines bordados cedidos por la Hermandad del Amor, pertenecientes a las tallas secundarias del misterio de la Entrada en Jerusalén.
El exorno floral estuvo compuesto, como en otros pasos de este vía crucis, por una variedad formada por rosas rojas, lirios morados y otras flores de tonalidades similares.












III. JESÚS ES CONDENADO POR EL SANEDRÍN: San Gonzalo


La Hermandad de San Gonzalo optó por los jacintos morados para exornar el misterio de Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder ante Caifás. El Señor vestía túnica lisa, en lugar de la bordada que lució en el vía crucis de 2011 y el año pasado en la frustrada estación de penitencia. La cola para contemplar este misterio serpenteaba por la plaza de San Gonzalo y continuaba hasta la avenida de Alvar Núñez.













IV. JESÚS ES NEGADO POR PEDRO: Carmen Doloroso


Cuando todas las iglesias de las que debían haber salido los pasos del Magno Vía Crucis del Año de la Fe estaban abiertas para que las miles de personas que llenaban las calles pudieran contemplarlos, la Parroquia de Omnium Sanctorum permaneció cerrada durante toda la tarde, tal y como marca el horario habitual de cualquier domingo. Éste, sin embargo, no era un domingo más. Mucha gente se acercaba hasta el templo de la calle Feria y se encontraba con lo que se ve en la imagen: la puerta cerrada a cal y canto.
Dentro se encontraba el paso de Nuestro Padre Jesús de la Paz, negado por San Pedro. Si hubiera salido a la calle, habríamos podido ver el dorado del canasto por fin completado tras años de esfuerzo.

V. JESÚS ES JUZGADO POR PILATOS: Torreblanca


No fue tan histórico como se esperaba. Lo que se buscaba era ir hasta la Avenida de la Constitución y ocupar el sitio designado al paso de misterio de Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilatos, delante de la Puerta de la Asunción de la Catedral (de hecho, un dibujo del Señor y Pilatos en dicha puerta era el motivo central de la papeleta de sitio y de las estampitas editadas expresamente). Sin embargo, no cabe duda de lo histórico que resultó ver durante el fin de semana el paso de misterio de Torreblanca en la Iglesia de Santa Marina y delante del Señor Resucitado. Numerosísimas visitas recibió esta hermandad del Sábado de Pasión, que seguramente ha conseguido así darse a conocer para muchas personas que quizá nunca se han acercado hasta esta barriada para disfrutar con su cofradía y que se maravillaron ante la grandiosidad de su paso de misterio.
Como en el Beso de Judas, el exorno floral estaba dispuesto a base de una variedad floral de tonos rojos y morados. Además, la hermandad tuvo el detalle de acordarse del resto de hermandades de vísperas, tanto de las actuales como de las que han dejado de serlo (Carmen Doloroso, Polígono de San Pablo y Sol) con los escudos de todas ellas pintados en los codales de los candelabros de guardabrisas.














Previamente, el viernes, tuvo lugar un besamanos extraordinario del Señor Cautivo en el propio presbiterio de Santa Marina. Un culto que suscitó el interés de una ingente masa de devotos y cofrades en general que no quisieron perderse un acontecimiento que quedará grabado con letras de oro en la historia de la Hermandad de Torreblanca.










VI. JESÚS ES FLAGELADO Y CORONADO DE ESPINAS: San Esteban


El magnolio de la Avenida de la Constitución se quedó esperando a Nuestro Padre Jesús de la Salud y Buen Viaje. Como en los dos últimos Martes Santos, hubo que ir a buscarlo a la Iglesia de San Esteban para encontrarnos con él. Y como en el Santo Entierro Grande de 2004, el exorno floral se compuso de lirios morados, en lugar de los habituales claveles rojos. El Señor lucía la clámide que desde 2011 lleva intentando la hermandad que saque a la calle: la de Carrasquilla que fue restaurada hace algunos años.
Por otro lado, la Hermandad de San Esteban tuvo un precioso detalle con el resto de hermandades del Martes Santo, al ser la única de esta jornada elegida para participar en el vía crucis. Así, en las esquinas del paso, en los costeros y en las zonas centrales de la delantera y la trasera se colocaron unas filacterias moradas con las advocaciones de las imágenes de Cristo de las demás cofradías del día bordadas en color dorado. En concreto, en la delantera se podía leer en el centro "Santísimo Cristo de la Buena Muerte"; en la trasera, "Santísimo Cristo de la Sangre"; en las esquinas, "Presentación al Pueblo", "Santísimo Cristo de las Almas", "Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono" y "Nuestro Padre Jesús ante Anás"; y en los costeros, "Nuestro Padre Jesús de la Salud" y "Santísimo Cristo de las Misericordias".
Como es sabido, en tres cartelas del paso se representa a los titulares de la Bofetá, la Candelaria y la Presentación al Pueblo de San Benito, por lo que las filacterias en estos tres casos se colocaron coincidiendo con sus respectivas cartelas.















VII: JESÚS CARGA CON LA CRUZ: Los Gitanos


Claveles rojos exornaban el paso de Nuestro Padre Jesús de la Salud, de la Hermandad de los Gitanos, que vestía túnica morada lisa. Desde el principio se tuvo claro que tanto el Santo Entierro como los Gitanos tendrían que estar entre las hermandades elegidas para el Magno Vía Crucis en compensación por la lluvia que sufrieron ambas cuando fueron designadas para el tradicional del primer lunes de Cuaresma. Habría que decir aquí que lo que cuenta es la intención. La lluvia volvió a perjudicar a estas dos cofradías. En los Gitanos el paso se colocó en el centro del Santuario, bajo la atenta mirada de la Virgen de las Angustias.










VIII. JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRINEO: Pasión


Con Cirineo o sin él, o más bien sin él, el Señor de Pasión se quedó en el Salvador. Una verdadera pena, teniendo en cuenta el maravilloso aspecto que presentaba este paso. Decía hoy Cretario en ABC que alguien debería encerrar a la junta de gobierno de Pasión hasta el próximo Jueves Santo para que no puedan tocar el paso y que salga así en Semana Santa. Me uno a esa petición. Sería una delicia ver por las calles al Señor de Pasión no ya sólo con la túnica bordada (en este caso era la de las hojas de acanto, obra de Teresa del Castillo en el siglo XIX), sino incluso con ese exorno floral tan colorido a base de rosas rojas, lirios morados y calas blancas, además del verde de la hojarasca. Asimismo, se colocó una calavera a los pies del Señor en el lado derecho, recuperando la alegoría del siglo XVII que representaba así el triunfo de Jesús sobre la muerte a través de su Pasión.














IX. JESÚS ENCUENTRA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN: El Gran Poder


La Basílica del Gran Poder vio durante todo el día la fila más larga de personas esperando para entrar a contemplar al Señor de Sevilla sobre su paso. La estampa en el paso era la habitual de la Madrugá: túnica lisa y claveles rojos. Lo que cambiaba era la ubicación del paso, al estar ocupando el presbiterio de su templo. Era uno de los pasos más esperados del Magno Vía Crucis por aquello de la hora, las tres de la tarde, en la que se hubiera puesto en la calle; y además, era el rostro del cartel, porque es quien mejor le pone rostro a la fe en la ciudad.
















X. JESÚS ES CRUCIFICADO: La Estrella


El hecho de poder ver el paso desde la calle con las puertas abiertas de la Capilla de la Estrella hizo que las colas en la calle San Jacinto no fueran tan largas como en otros templos. Sin embargo, en los momentos de mayor afluencia de personas la fila llegaba a doblar la esquina hasta meterse en Pagés del Corro. El paso de Nuestro Padre Jesús de las Penas coincidió con otros del vía crucis al contar con un variado exorno floral de diversas tonalidades, además del clásico monte de corcho.













XI. JESÚS PROMETE SU REINO AL BUEN LADRÓN: Montserrat


El Santísimo Cristo de la Conversión del Buen Ladrón volvió a lucir en su paso las cantoneras y el 'INRI' de plata que ya llevó durante la estación de penitencia de 2010. Este paso, exornado con una variedad de flores de tonos rojos y morados, fue también uno de los más visitados, a lo que sin duda contribuyó la situación tan céntrica de su capilla, además de la propia magnificencia de este misterio.














XII. JESÚS CRUCIFICADO, LA MADRE Y EL DISCÍPULO: Las Siete Palabras


En el mismo lugar de la nave del Evangelio donde cada año se coloca el paso del Santísimo Cristo de las Siete Palabras preparado para su salida el Miércoles Santo lo pudimos ver ayer, exornado por varias especies de flores moradas. La gran altura en que está situado el crucificado llamaba la atención de varios visitantes venidos de fuera de Sevilla. La imagen de San Juan no pudo estrenar en la calle su aspecto, tras la reciente restauración a la que ha sido sometida.















XIII. JESÚS MUERE EN LA CRUZ: El Cachorro


La Hermandad del Cachorro optó también por diferentes especies florales para el monte del paso, aunque éste de tonos exclusivamente morados, junto a los verdes de la hojarasca. El Santísimo Cristo de la Expiración iba a lucir por las calles corona de espinas y potencias. La Virgen del Patrocinio presidía la Basílica desde el retablo mayor.












XIV. JESÚS ES DEPOSITADO EN EL SEPULCRO: Santo Entierro


El Cristo Yacente del Santo Entierro ha presidido en estos días pasados la Iglesia de San Gregorio desde su paso, dando lugar a una estampa inédita. El paso se encontraba exornado de forma diferente a la que es habitual el Sábado Santo. Así, llevaba en sus jarras y en diversos ramos una combinación de claveles rojos y lirios morados. Al igual que en el caso de la Hermandad de los Gitanos, tampoco la hermandad de San Gregorio ha podido ver compensada en la calle la frustración de no haber podido presidir en su día el Vía Crucis de las Cofradías.






No hay comentarios:

Publicar un comentario