jueves, 20 de agosto de 2015

LOS TITULARES DE SANTA MARTA, EN EL PRESBITERIO DE SAN ANDRÉS


Desde finales del pasado mes de julio, las imágenes titulares de la Hermandad de Santa Marta se encuentran recibiendo culto en el presbiterio de su sede, la Parroquia de San Andrés, con motivo de la realización de una serie de obras de conservación que se están llevando a cabo en la capilla que la cofradía del Lunes Santo tiene en dicho templo.
En concreto, bajo la Inmaculada que preside el retablo mayor de San Andrés, vemos al Santísimo Cristo de la Caridad en su Traslado al Sepulcro, llevado por José de Arimatea y Nicodemo, mientras que a la izquierda está Nuestra Señora de las Penas y a la derecha, Santa Marta.
Por cuestiones de espacio, se han retirado temporalmente las imágenes de San Juan Evangelista y María Magdalena, que sí están de forma permanente en la capilla de la hermandad. Las que no suelen verse en el templo en todo el año, salvo cuando se monta el paso para la estación de penitencia, son las dos imágenes que completan el conjunto escultórico, María Cleofás y María Salomé.
En los próximos días está prevista la reapertura de la capilla de la hermandad y la vuelta a ella de las imágenes que estas semanas hemos podido ver en el altar mayor de San Andrés.


 






miércoles, 19 de agosto de 2015

DÍA DE LA VIRGEN 2015: EL VARÓN DE DOLORES Y LA VIRGEN DEL TRÁNSITO


Con motivo de la celebración del Año de la Consagración, la comunidad de religiosas del Hospital del Pozo Santo ha querido exponer este año a la veneración de los fieles la imagen del Varón de Dolores, magnífica talla de Pedro Roldán que preside habitualmente el altar mayor del templo de este convento. Ocurrió el pasado Día de la Virgen, coincidiendo con la veneración a la Virgen del Tránsito en la festividad de la Asunción de María.
Para ello, con la colaboración de la Hermandad del Sol, que prestó un buen número de enseres e incluso llevó su estandarte corporativo, se situó en la sacristía del convento al Varón de Dolores, que comparte iconografía con la imagen titular de la cofradía que abre el Sábado Santo, entre dos ángeles con filacterias donde podía leerse "Varón de Dolores" y "Pozo Santo". Se trata de unos ángeles que formaron parte del paso del Varón de Dolores de la Hermandad del Sol en los años 2012 y 2013. Flanqueaban también a la imagen dos candelabros de plata y dos jarras con flores rojas.
Detrás, en un pequeño retablo de madera policromada, se encontraba una pequeña dolorosa que recordaba en sus rasgos a la Soledad de San Lorenzo.



















Por su parte, como cada 15 de agosto, la Virgen del Tránsito presidió los cultos en su honor desde el presbiterio del templo del Pozo Santo, con un altar lleno de enseres y elementos, algunos de ellos también propiedad de la Hermandad del Sol, como los cuatro faroles plateados que iluminan la trasera de su paso de palio, así como el guión franciscano o la bandera del Triunfo de la Santa Cruz.
Por otro lado, entre jarras y candeleros de plata, se colocaron cuatro ángeles alrededor de la cama dorada de la Virgen, que en el cabecero luce una representación de la Asunción de la Virgen.
Ante la ausencia del Varón de Dolores de Pedro Roldán, que se encontraba en la sacristía, su lugar estaba ocupado por un Niño Jesús con la misma iconografía entre jarras con flores de talco.









lunes, 17 de agosto de 2015

DÍA DE LA VIRGEN 2015: BESAMANOS EN EL CONVENTO DE SANTA ROSALÍA


El Convento de Santa Rosalía, que está inmerso en una serie de obras de reparación y modernización en su templo, abrió de forma puntual con motivo del Día de la Virgen para la celebración del tradicional besamanos a la Virgen de la Dormición, que representa el sueño en que cayó la Madre de Dios antes de ser asunta al Cielo.
Precisamente, el hecho de encontrarse el templo cerrado al culto ha motivado que el besamanos se haya podido ubicar este año delante del presbiterio, y no en un lateral de la única nave de la iglesia, como en años anteriores.
La Virgen de la Dormición, que se encuentra durante todo el año en la clausura del convento de las clarisas capuchinas, lucía corona de plata y una media luna a sus pies, y vestía en esta ocasión un manto celeste y saya de color marfil con motivos florales. Y flores, muchas, rodeaban a la Virgen en esta emotiva escena, colocadas tanto en el cabecero de madera dorada que sirve de marco al conjunto, como a lo largo de la cama. Además, también se colocaron hasta cuatro jarras con variadas especies y un centro de flores en el suelo.
Cada 15 de agosto, la Virgen permite que los fieles besen sus manos antes de su ascensión a los Cielos en Santa Rosalía, para que le podamos pedir que, como el suyo, nuestro último viaje sea lo más tranquilo y placentero posible.