viernes, 24 de febrero de 2017

MARÍA SANTÍSIMA EN SU SOLEDAD, EN BESAMANOS EN SAN LORENZO


Hoy, viernes, ha comenzado en la Parroquia de San Lorenzo el primero de los besamanos anuales a María Santísima en Su Soledad, el que se celebra en la capilla donde la imagen recibe culto durante todo el año (el segundo será el Viernes de Dolores en la capilla sacramental).
Para este besamanos, que se prolongará hasta el domingo, la Virgen de la Soledad está elevada sobre una peana de madera tallada, dorada y policromada con un estilo muy parecido al de su propio paso procesional, ya que incluso tiene talladas algunas azucenas como las que rodean el canasto y los respiraderos del paso.
Viste la dolorosa su manto de salida, de terciopelo negro bordado en oro, y la saya conocida como la de Todos los Santos, regalada por dicha hermandad de gloria a la Soledad debido a la estancia de la cofradía de Omnium Sanctorum en San Lorenzo durante la guerra civil. Luce también la diadema procesional, el puñal de oro donado por Antonio Ordóñez y el alfiler con su advocación en la cintura. En la mano izquierda sujeta un pañuelo, mientras que es la derecha la que da a besar a los devotos.
Flanquean a la Virgen de la Soledad dos sencillas jarras plateadas con una variedad floral de tonos blancos que también está en otras jarras dispuestas en distintos puntos del altar y en forma de friso en las cornisas existentes en las paredes de la capilla.
El retablo tiene oculto el camarín de la Virgen con una superficie de color negro que coincide exactamente con su arco de medio punto. Delante está la cruz parroquial entre faroles de mano y entre candeleros del paso procesional con cera blanca. Además, otros candeleros están colocados de forma escalonada en el suelo, en el espacio que hay entre el retablo y la propia dolorosa, que además está cubierto con una alfombra de color rojo que tiene una cenefa azul y dorada.

































LA VIRGEN DEL DULCE NOMBRE DE HEBREA ANTE EL SANTO CRISTO DEL MAYOR DOLOR


La imagen de María Santísima del Dulce Nombre puede verse ya vestida de hebrea para la Cuaresma, y se encuentra situada a los pies de su propio camarín, que estos días está ocupado por el Santo Cristo del Mayor Dolor ante un cortinaje de damasco rojo.
La dolorosa que tallara Antonio Castillo Lastrucci está flanqueada por dos parejas de candeleros dorados con cera blanca y tiene un centro de rosas blancas a sus pies. En cuanto al Cristo del Mayor Dolor, atribuido a Andrés de Ocampo, tiene un candelero también dorado a cada lado.
Con esta disposición tan poco acostumbrada de estas dos imágenes titulares, la Hermandad de la Bofetá se prepara para la inminente Cuaresma, en la que tendrán lugar los cultos anuales en honor a Nuestro Padre Jesús ante Anás y al propio crucificado del Mayor Dolor.










EL SEÑOR DE LA SALUD ANTE SAN ROMÁN, EN EL CARTEL DE "EL COSTERO 2017"


El Santuario de los Gitanos acogió en la noche de este jueves la presentación del cartel de 2017 de la tertulia cofradiera "El Costero", que es una fotografía realizada por Luis Alonso Sire durante la Madrugá del año pasado a Nuestro Padre Jesús de la Salud en el inicio de la calle Peñuelas, con la Parroquia de San Román de fondo.
El secretario de la tertulia, José Luis Sedano, fue el encargado de conducir el acto de presentación, indicando para empezar que con éste son ya siete los años que "El Costero" viene anunciando la Semana Santa a través de la edición de un cartel, "contribuyendo a manifestar el amor por los titulares de nuestras hermandades".
En lo que se refiere a la Hermandad de los Gitanos, señaló que son muchas las vivencias destacadas que tiene de ella, como la Coronación Canónica de la Virgen de las Angustias, el traslado del Señor de la Salud a la Catedral por la beatificación de Ceferino Jiménez Malla 'El Pelé', el primer gitano subido a los altares, los nazarenos del paso de la Sentencia de la Macarena abriendo un pasillo al Señor de la Salud por la calle Laraña para refugiarse de la lluvia en la Iglesia de la Anunciación en la Madrugá de 2013 o la visita de la Esperanza Macarena en su paso de palio al Santuario de los Gitanos en mayo de 2014.


A continuación, José Luis Sedano presentó a Mercedes Gómez, que le cantó una saeta a Nuestro Padre Jesús de la Salud desde el presbiterio del templo.


Seguidamente, el secretario de la tertulia subrayó la importancia histórica del templo que la Hermandad de los Gitanos recuperó para la ciudad desde su estado de ruina; una iglesia donde se fundó la actual Hermandad del Valle y donde fue bendecido en 1620 y recibió por primera vez culto Nuestro Padre Jesús del Gran Poder.
Volviendo a la cofradía de los Gitanos, recordó su deambular por diversos lugares de la ciudad desde su fundación en Triana en 1753, pasando por el Arenal, la Puerta Carmona y la Judería, hasta encontrar en San Román, donde estuvo durante más de un siglo, la casa donde la hermandad se convirtió en un referente devocional y donde además logró resurgir de las cenizas que dejó el incendio del templo en 1936. Y todo ello, dijo, sin perder la idiosincrasia que la identifica.
Quiso destacar, dado el lugar donde se tomó la fotografía del cartel de "El Costero 2017", todos los recuerdos aún recientes que conserva la hermandad y muchísimos de sus hermanos de esas madrugadas y mañanas de Viernes Santo en San Román, nombrando a algunos de los cofrades que no faltaban a la cita año tras año. Asimismo, dedicó algunas palabras al Señor de la Salud y la Virgen de las Angustias antes de que fuera el turno de José Manuel Humanes, que interpretó una saeta dedicada a la dolorosa.


Las siguientes palabras del presentador del acto fueron para Luis Alonso Sire, el autor del cartel, del que indicó que es un sevillano del barrio de San José Obrero, de 54 años de edad y con una hija de 18. Lo definió como "un sevillano rancio, de los que disfrutan de las fiestas de la ciudad", y como "un cofrade antes que fotógrafo", hermano de la Macarena y del Gran Poder, y costalero que ha sido de la Virgen de Regla, de la Trinidad y de la Resurrección.
Luis Alonso Sire es el presidente de la asociación "Contraste Variable" y, pese a considerarse un fotógrafo aficionado, es, en palabras de José Luis Sedano, "un referente en el mundo de la fotografía cofradiera". Ha sido además colaborador del Boletín de las Cofradías de Sevilla y autor de un gran número de carteles de tertulias y hermandades.
El propio fotógrafo fue el encargado, junto al hermano mayor, José Moreno, de descubrir el cartel, que hasta entonces estaba oculto tras una tela de damasco rojo.


A continuación, el presidente de la tertulia, Francisco José Muñoz, hizo entrega al hermano mayor de los Gitanos de un cuadro enmarcado con el cartel, así como de un recuerdo a Luis Alonso Sire y del propio cartel enmarcado que se descubrió en el acto a Javier Blanco, responsable de la Bodega Romero Mejías, donde tiene su sede la tertulia "El Costero".




Posteriormente, fue el turno de José Luis Reina, quien recitó una poesía dedicada a la Hermandad de los Gitanos.


Antes de finalizar, tomó la palabra el hermano mayor, José Moreno, quien se mostró sorprendido por "la intensidad y el embrujo" de este acto de presentación del cartel, al que asistieron muchas personas a las que conocía previamente. "Y los que no conocía, ya son amigos", dijo. A Luis Alonso Sire le agradeció que fotografiara al Señor de la Salud en un lugar tan emblemático para la hermandad como la Plaza de San Román, y afirmó que "hay pocas fotos del paso en las que no se vean capirotes delante", por lo que le dio la enhorabuena.
Asimismo, dio las gracias a la tertulia por elegir esta foto para su cartel de este año y aseguró que él es un gran entusiasta de las tertulias por su labor de defensa de la Semana Santa y de las hermandades "incluso en pleno mes de agosto", y porque en ellas hay "buen ambiente, amigos y ratos tan agradables como el de hoy".
No dejó pasar José Moreno la ocasión de dirigirse al abuelo de Marta del Castillo, presente en el acto, y afirmó que "Sevilla entera es Marta del Castillo". "Elevemos nuestras oraciones para que por fin pueda descansar esa familia", indicó el hermano mayor, para cerrar su intervención de nuevo diciendo que "Sevilla es Marta del Castillo", arrancando los aplausos de todas las personas que se encontraban en el templo.


Para finalizar, tomó de nuevo la palabra el conductor del acto, quien señaló que si el cartel y la contemplación del Señor de la Salud consiguen conmover a la gente, los miembros de la tertulia se podrán sentir satisfechos. Por último, dio las gracias a todos los asistentes y afirmó: "Faltan 50 días para esa Madrugá mágica".