martes, 30 de mayo de 2017

LA REINA DE TODOS LOS SANTOS, EN EL CARTEL DE GLORIAS DE 'ÚLTIMO TRAMO'


La tertulia 'Último Tramo' presentó en la noche de este lunes su primer cartel dedicado a las hermandades de gloria, que protagoniza la Reina de Todos los Santos. El acto de presentación tuvo lugar en la casa parroquial de Omnium Sanctorum y contó con la intervención de la hermana mayor de Todos los Santos, Rosario de la Peña, del presidente de la tertulia 'Último Tramo', José Luis Marín, y del fotógrafo Manuel Leal Adorna, autor de la fotografía escogida para este primer cartel letífico.


En concreto, se trata de una instantánea tomada en el momento de la salida de la Virgen de Todos los Santos desde la puerta ojival de su parroquia en el año 2013, en que lució el manto verde diseñado por Juan Pérez Calvo y bordado por las Hermanas de la Caridad de Cádiz en 1952.
Abrió el acto la hermana mayor de Todos los Santos, quien antes de ver el cartel por primera vez se mostraba convencida de que la foto escogida iba a ser de gran calidad y hecha con todo el cariño sabiendo quién era su autor. Además, Rosario de la Peña quiso agradecer a 'Último Tramo' la elección de una foto de su hermandad para el primer cartel de glorias de la tertulia, ya que "las primeras cosas que se hacen son las que se quedan más en el recuerdo".


Por su parte, José Luis Marín explicó que la tertulia existe desde hace 22 años y que llevan haciendo carteles de Semana Santa con hermandades de penitencia desde hace 20, por lo que pensaron que era una buena ocasión de editar este año el primer cartel dedicado a las hermandades de gloria.
Según dijo, hubo una gran cantidad de fotos muy buenas de distintas corporaciones letíficas, pero la de Manuel Leal les impactó por su belleza. El presidente de 'Último Tramo' recordó en este sentido que el concurso es a ciegas y se desconoce el nombre del fotógrafo hasta que la foto ganadora es elegida. "Cuando descubrimos que era de Manuel nos dio mucha alegría y comprobamos que la calidad de la fotografía estaba a su altura", explicó.


Acto seguido, el propio José Luis Marín fue el encargado de descubrir el cartel, que fue aplaudido por los presentes y especialmente por la hermana mayor de la corporación y por el párroco de Omnium Sanctorum, Pedro Juan Álvarez Barrera, quien se interesó por los detalles técnicos de la fotografía.




Para finalizar el acto de presentación, el presidente de la tertulia entregó al fotógrafo un recuerdo en forma de figura de una paloma y dejó a la hermandad el cartel para su colocación en sus dependencias. Además, la hermana mayor entregó a la tertulia un cuadro enmarcado con una fotografía de la Reina de Todos los Santos como recuerdo y agradecimiento por la edición de este cartel.



Tras la presentación los asistentes se trasladaron a la cercana casa hermandad de Todos los Santos para celebrar un rato de confraternidad y celebración de una iniciativa, la edición de un cartel de glorias por parte de una tertulia, que quién sabe si será imitada por otras en el futuro.

lunes, 29 de mayo de 2017

ALCOSA ACOMPAÑÓ A SU VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS ENTRE CANTOS Y FLORES


El Parque Alcosa, esa barriada que, por su cercanía al aeropuerto, parece estar más cerca de cualquier parte del mundo que de Sevilla, tiene sin embargo dos sábados al año en que sus amplias avenidas se convierten en vías cofradieras que poco tienen que envidiar a las calles del centro histórico. El Sábado de Pasión es el día de la Hermandad del Divino Perdón; el último sábado de mayo, lo es de Nuestra Señora de los Desamparados.
Este sábado, por tanto, los vecinos de Alcosa disfrutaron con su Virgen de los Desamparados, la vieron pasar y la acompañaron durante la tarde y la noche de una calurosa jornada, aunque con algo de viento para suavizar. Si la cofradía del Divino Perdón visita en su salida a la de los Desamparados, ésta hace lo propio dirigiendo sus pasos hacia la Iglesia de la Beata Ana María de Javouhey. Hasta ella acompañan en el cortejo a la Virgen de los Desamparados los niños del barrio que han hecho la Primera Comunión. Una vez retirados éstos, como también las representaciones de otras hermandades, el cortejo queda reducido prácticamente a la cruz alzada con manguilla entre faroles, el estandarte corporativo, la presidencia y el cuerpo de acólitos, que estrenaban las albas y roquetes, confeccionados por la camarera, así como los cuatro ciriales, del orfebre Antonio J. Medina. Pese a la brevedad del cortejo, abría la procesión la Banda de Cornetas y Tambores Pasión de Cristo.
La llegada a la sede del Divino Perdón es, por tanto, un punto destacado en el recorrido de esta corporación de gloria con titular dolorosa. En las puertas del templo esperaba a la Virgen un grupo de niños de la Fundación Diocesana de Enseñanza Victoria Díez, perteneciente al Arzobispado de Sevilla. Estaban muy inquietos hasta que se calmaron una vez que vieron cómo el paso se acercaba a ellos, lo que hizo a los sones de la marcha "Virgen de los Desamparados", interpretaba por la Banda Municipal de Mairena del Alcor.
El paso entró en el atrio y se paró justo en el inicio de los escalones que dan acceso al templo. A continuación, los niños interpretaron dos canciones en honor a la Virgen, realizaron una ofrenda floral y después incluso le gritaron "¡guapa!" con todas sus fuerzas a la dolorosa entre los aplausos de los presentes.




























Antes de marcharse, el capataz, Diego Oliva, dejó que fuera el hermano mayor del Divino Perdón, Jorge Oliva, el que tocase el llamador tras dedicar la levantá a la corporación del Sábado de Pasión. A continuación, el paso comenzó a alejarse a los sones de “¿Quién te vio y no te recuerda? Saeta jerezana”, dedicada a Madre de Dios de la Misericordia de Jerez, mientras los niños volvían de nuevo a gritarle “¡guapa!” a la Virgen de los Desamparados.
Después, el paso, que estaba adornado con rosas, ruscus, flor de cera, claveles, aralias y unas llamativas cintas con pan de oro cerca del friso del canasto, se encaminó hacia la calle Emilia Barral, donde sonaron dos composiciones: “Coronación” y “Sevilla cofradiera”, ésta ya en el giro a la calle Ciudad de Chiva.
Diferentes estrenos presentaba este año la Virgen de los Desamparados, como la cruz pectoral colocada bajo el alfiler con su advocación, realizada por el mismo orfebre autor de los ciriales. Se trata de una cruz similar a la que suele llevar el Cardenal de Sevilla, Fray Carlos Amigo Vallejo. Hay que recordar que Amigo es franciscano y la Hermandad de los Desamparados tiene ese título en su nombre. Por otro lado, también estrenaba la dolorosa el pañuelo, donado por una hermana.
Por Ciudad de Chiva, la Banda de Mairena del Alcor tocó “Pasa la Virgen de la Soledad”, composición a la que después siguió “María Santísima del Dulce Nombre” en el giro al callejón que conforman los aparcamientos del Colegio Arrayanes.






































El paso de la Virgen de los Desamparados, que llevaba un cirio en el que podía leerse “Dona sangre”, dejó la calle de los aparcamientos a los sones de “Triana, tu Esperanza” y siguió en dirección a la Plaza del Obradoiro por otro callejón que se presentaba engalanado para recibir a la Virgen.
Desde algunos de los balcones cayeron pétalos sobre el paso, mientras la Banda de Mairena interpretaba en dos ocasiones “Pasan los campanilleros”. Ya en la Plaza del Obradoiro hubo un relevo de costaleros y los encargados de encender la candelería del paso se emplearon a fondo para retirar los pétalos que habían apagado gran parte de los cirios y codales para volverlos a encender.


















Con “Reina de la O”, la Virgen de los Desamparados se marchó de la Plaza del Obradoiro en dirección a la calle Ildefonso Marañón Lavín, camino de regreso ya hacia la parroquia, de la que había salido a las siete de la tarde y a la que iba a regresar en torno a la una y media de la madrugada, después de ese segundo sábado de cofradías que tiene el Parque Alcosa, porque la devoción y la fe no saben de distancias.